Ciudad Vorágine es una banda colombiana de indie y post-rock que busca representar, a través de sus canciones, la parte implícita de la ciudad; ese sentimiento que todos viven, pero que nadie cuenta, esa melancolía por la falta de oportunidades sumada a las situaciones negativas a las que está expuesto un ciudadano común que muchas veces se convierte en resignación o conformidad.

Conformados por Santiago Villegas (El Santi) en la voz, Alejandro Silva (Bob) en la guitarra y los coros, Jhon Vargas (Jhonas) en la guitarra, Camilo Velásquez (Camello) en el bajo y Alejandro Muñoz (Cucho) en la batería, Ciudad Vorágine tiene como intención musical interpretar y transmitir el entorno que los rodea, para que quienes los escuchen se identifiquen y se relacionen con las vivencias que expresan en cada una de sus creaciones musicales.

«Con nuestras canciones queremos llegarle a personas que como nosotros sientan y entiendan esas sensaciones de desazón en el interior por el miedo al futuro que inevitablemente llega, por el pasado que ya se fue y por el presente del cual nos quejamos. Pretendemos servir de catarsis para muchos, generar espacios de diversión, producir sensaciones en quienes nos conozcan y, obviamente, conmover el alma y el cuerpo»

‘Sesiones de Bodega’ es su EP debut, un trabajo cuyo eje central es la psicodelia que atraviesa transversalmente temáticas de despecho, existencialismo, fiesta, desorden y empoderamiento.

«Es un EP bastante experimental. Veníamos de tocar covers de Pearl Jam, Radiohead y System of a Down, y en la transición consideramos que le hacía falta algo que representara nuestra esencia. Así que empezamos a incluir efectos de espacialidad y modulación como vibrato, chorus exagerado y flanger que nos fueron llevando al resultado final».

«Es importante escuchar a Ciudad Vorágine para estar en contacto con la parte implícita de cada persona. Muchas veces las obligaciones nos consumen y no dan cabida a otros sentimientos, sensaciones o experiencias. Nosotros, por el contrario, somos todo lo que el sistema caníbal desecha, ellos quieren nuestro sudor y nuestra carne, nosotros transmitimos esencia y energía».

Comments

comments