La banda, fundada en Bucaramanga en 2014, está conformada por Henry Rincón (voz, guitarra y líder), José David Estupiñán (percusión), Diego Villamizar (bajo y coros) y Jorge Ortiz (Teclados). Las líricas de sus canciones reflejan historias de la vida, descritas desde la perspectiva propia del artista que encajan verso a verso con las vivencias del público que las escucha. 

La intención del proyecto es enriquecer y hacer crecer el catálogo de la música moderna colombiana, creando una comunidad de seguidores y oyentes que se sientan identificados con sus historias y encuentren en la banda un panal lleno de unión y diversión. 

«Nuestros mensajes están relacionados con temas sentimentales, de pareja, también de luchas personales internas. Nos gusta analizar la vida desde diferentes perspectivas y contar historias en las canciones para que las personas puedan identificarse y se apropien de ellas», afirma Henry. 

Las Avispas Africanas es música que viaja desde las playas de Tumaco, pasa por los bosques del interior colombiano, las montañas, las sabanas andinas y llega al ruido de la ciudad para hacer bailar y conquistar a todo un panal. Su propuesta se caracteriza por la descarga de energía bajo sonidos afrolatinos con influencias del movimiento tropicália (Brasil) y una combinación de elementos visuales llamativos.

Su reciente lanzamiento es ‘Madera y hueso’, una canción que nace desde la naturaleza de una relación de pareja en donde todos quisiéramos ser el complemento ideal. El sonido de este sencillo es moderno, auténtico y atractivo. Utiliza elementos rítmicos de la música brasilera como la tropicália, movimiento que tuvo lugar a finales de los sesentas y principio de los setentas en Brasil. 

«Es una canción con un sonido muy fresco y orgánico que encaja con el concepto del lyric video, el cual simboliza un corazón imperfecto hecho con recortes de cartón sobre un tambor de cuero, utilizando la técnica de stop motion», comenta el cantante del grupo. Es ideal escuchar ‘Madera y hueso’ «cuando sientes que lastimaste a alguien que amas, cuando te sientes vulnerable, pero peligroso a la vez, o cuando quieres pedir una disculpa o recuperar una relación herida».

Comments

comments